Cultura

David Toscana gana V Premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa con “El peso de vivir en la tierra”

Pablo Miranda Ramírez

Por su fuerza innovadora en el panorama de las letras hispánicas y debido a la riqueza de los recursos narrativos implicados en su creación, la novela El peso de vivir en la tierra, del escritor mexicano David Toscana, fue la obra ganadora en la V Bienal de Novela Mario Vargas Llosa.

La novela ganadora fue seleccionada de entre seis obras finalistas y resalta la labor de la imaginación como una herramienta ante las adversidades para dar dignidad y riqueza a la existencia y luchar contra los obstáculos de la libertad, indicó la escritora Soledad Álvarez, presidenta del Jurado.

“La novela ganadora ha creado un puñado de personajes inmensamente conmovedores, pero sobre todo, nos propone a sus lectores una profunda meditación de orgullosa estirpe cervantina sobre el poder de la imaginación en nuestras vidas”, detalló, y mencionó que la decisión del jurado fue tomada por mayoría.

El escritor galardonado agradeció el reconocimiento y mencionó que a través de esta novela se encuentran implicados diversos escritoras y escritores que han dedicado su vida a la literatura y a que ésta llegue a más personas.

“Esta novela nace de una voluntad de hacerle un homenaje a tantos escritores que dieron la vida por la literatura”, subrayó.

Recordó que existieron casos de poetas rusos que fueron reprimidos, quienes buscaban resaltar la dignidad de los individuos que encontraba a través de la literatura.

“En muchos lugares se sigue persiguiendo a la gente por lo que escriben. Si de algo puede servir lo que hablo o lo que escribo es para darle a la literatura ese peso que debe tener en nuestras vidas”, señaló.

Junto con Toscana, los otros finalistas fueron Piedad Bonnet, con Qué hacer con estos pedazos; Cristina Rivera Garza con El invencible verano de Liliana; Brenda Navarro con Ceniza en la boca; Héctor Abad Faciolince con Salvo mi corazón, todo está bien, y Juan Tallón con Obra maestra.

Por su parte, Raúl Tola, director de la Cátedra Mario Vargas Llosa, mencionó que durante los días que duró la V Bienal participaron más de 30 escritores de países como Perú, México, España, Colombia, República Dominicana y Guatemala.

“Asistimos a mesas redondas sobre la persistencia de la escritura, la violencia política, la literatura como arma para la paz o la larga tradición literaria de autoritarismos y guerras internas que atraviesa el territorio iberoamericano”, manifestó.

Una jornada de libertad y literatura

El escritor peruano Mario Vargas Llosa calificó como un éxito a esta V edición de la Bienal que lleva su nombre y agradeció a la Universidad de Guadalajara (UdeG) y a la Feria Internacional del Libro (FIL) el apoyo brindado a las y los escritores que han participado en esta convocatoria de novela.

“Felicito a todos los finalistas por habérselas puesto tan difícil al jurado con sus obras y haber despertado con sus intervenciones la curiosidad de muchos lectores que no las han leído todavía, pero que estoy seguro de que no tardarán en hacerlo”, aseveró.

Durante la clausura de esta edición de la Bienal, el escritor recordó el trabajo de Raúl Padilla López en la organizaciones de certámenes culturales como éste y aseguró que su memoria será un aliciente al realizar futuras ediciones.

La directora de la FIL, Marisol Schulz, mencionó que durante los cuatro días que duró esta edición de la Bienal se dialogó en torno a los retos de la literatura, así como los desafíos que enfrentan aquellas personas que buscan la libertad a través de las palabras.

“Sus autores han sido protagonistas de esta reunión que ha conjuntado voces muy diversas de la literatura actual en lengua española. Los distintos autores participantes en este certamen literario han coincidido en la necesidad y la confianza de seguir contando historias”, dijo.

Enfatizó que la literatura promueve caminos de paz, respeto, y comprensión, valores que fomentó Raúl Padilla López en los proyectos que impulsó.

“Su figura y su gran legado estuvieron presentes en las mesas de diálogo y en las discusiones de quienes asistimos a estas jornadas literarias”.