Noticias

Exploran terapia de plasma convaleciente para pacientes graves de COVID-19

Proceedings of the National Academy of Sciences / Traducción: Mtra. Brenda Terrazas

La enfermedad de COVID-19 es actualmente una gran amenaza para la salud global. Sin embargo, no hay agentes antivirales específicos disponibles para su tratamiento.

Un artículo publicado por un grupo de investigadores en China, exploraron la viabilidad de la terapia de transfusión de plasma convaleciente (PC) para rescatar pacientes graves. Esta técnica existe desde hace más de un siglo, antes de que se descubrieran los antibióticos, el plasma era un tratamiento común para combatir infecciones bacterianas.

Durante las últimas dos décadas, la terapia de CP se utilizó con éxito en el tratamiento del SARS, MERS y la pandemia de H1N1 2009 con eficacia y seguridad satisfactorias.

El principio es sencillo: hacer transfusiones de plasma sanguíneo de quienes ya se han recuperado de la enfermedad a pacientes que están batallando contra ella.

El plasma es el suero o porción líquida que queda después de que se hayan removido los compuestos celulares de la sangre como: los glóbulos rojos, las plaquetas y otros componentes. Está compuesto por un 90% de agua, un 7% de proteínas, y el 3% restante por grasa, glucosa, vitaminas, hormonas, oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno, además de productos de desecho del metabolismo como el ácido úrico.

¿Cómo funciona?

Cuando una persona tiene un infección, su organismo reacciona creando anticuerpos para defenderse. Una vez que la persona se recupera, esos anticuerpos quedan ‘almacenados’ en el plasma durante semanas o incluso años.

La terapia de PC se basa en dar a los enfermos graves los anticuerpos necesarios para combatir esa infección, anticuerpos que generó otra persona, pero que son específicos contra esa misma infección.

Los expertos también le llaman “terapia de anticuerpos pasiva”, porque en vez de esperar a que el organismo cree sus propios anticuerpos, como ocurre con las vacunas, aquí se trata de irrigar su sangre con un plasma que ya tiene los tiene.

Resultados del estudio

Los resultados de 10 casos adultos graves mostraron que una dosis (200 ml) de PC, derivada de donantes recientemente recuperados, fue bien tolerada y podría aumentar o mantener significativamente los anticuerpos neutralizantes a un nivel alto, lo que lleva a la desaparición de los virus en 7 días.

Mientras tanto, los síntomas clínicos y los criterios paraclínicos mejoraron rápidamente en 3 días en todos los pacientes, el nivel de anticuerpos neutralizantes aumentó rápidamente en todos.

El examen radiológico mostró diversos grados de absorción de las lesiones pulmonares en 7 días. Estos resultados indican que la PC puede servir como una opción de rescate prometedora para los casos de COVID-19 graves.

Sin embargo, la dosis óptima y el tiempo, así como el beneficio clínico de la terapia de CP, necesita más investigación en ensayos más grandes y bien controlados.

Artículo: Duan, K., Liu, B., Li, C., Zhang, H., Yu, T., Qu, J. & Peng, C. (2020). Effectiveness of convalescent plasma therapy in severe COVID-19 patients. Proceedings of the National Academy of Sciences.