Ciencia

LA EXPORTACIÓN DE ALIMENTOS CULTIVADOS EN AMÉRICA LATINA AFECTA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA

UAM

La esperanza de corregir el rumbo está en la propuesta de las personas más jóvenes, señaló Norma Rondero

La producción de comestibles, el uso de la tierra y las actividades agrícolas en América Latina se han reconvertido hacia la exportación, en detrimento de la seguridad alimentaria de los países de la región, acusó el maestro Eduardo Gudynas, investigador del Centro Latinoamericano de Ecología Social, de Uruguay.

Durante la conferencia magistral que dictó en el 1er Foro Crisis alimentaria, cambio climático y alternativas de sustentabilidad, convocado por la Maestría en Sociedades Sustentables de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), sostuvo que esta paradoja advierte del desacople entre los comestibles que dejaron de serlo como tales, para reconvertirse en commodities o mercaderías de exportación.

Se trata de “una historia de larga data”, pues desde 1900 la zona se ha convertido en una gran proveedora de recursos naturales, condición que se ha agravado en las primeras décadas del presente siglo, a partir de tres grandes rubros, a saber, agroalimentos, minerales e hidrocarburos, señaló el especialista en el Centro Cultural UAM Xochimilco.

El balance en la última década, sólo de agroalimentos, indica que son 250 millones de toneladas por año las que se destinan a la exportación; de éstas sólo entre diez y 20 por ciento se orienta al comercio regional, lo que quiere decir que de 80 a 90 por ciento de la exportación de los comestibles –que se cultivan y se cosechan, y el ganado que se cría– va a parar a otras regiones del mundo, mientras se mantiene la insuficiencia en seguridad alimentaria dentro del continente. Archivo Z0000113, minuto 1653

El promotor de los derechos de la naturaleza y de las concepciones del buen vivir opinó que las estrategias de desarrollo latinoamericanas están basadas en la apropiación de los recursos naturales que ha derivado, desde la época de la Colonia, en la acentuación de su inserción internacional, que ha generado un desbalance creciente que tiene como resultado niveles de hambre y malnutrición que “a la menor crisis económica se agravan”.

 

Fuente:  https://www.comunicacionsocial.uam.mx/boletinesuam/634-22.html