Nacional NewsFeed

Mujer mazahua rompe barreras y se convierte en doctora en Ciencias de la Tierra

UNAM Global

Elsa Sánchez García, una mujer mazahua de 40 años, ha demostrado que la adversidad no es una excusa para abandonar los sueños. A pesar de haber enfrentado la pobreza, el cáncer de su madre y la falta de un apoyo paterno, Elsa logró graduarse como doctora en Ciencias de la Tierra con orientación en Ciencias Atmosféricas, Espaciales y Planetarias, gracias a su tenacidad y la educación que recibió en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) y la UNAM.

Superando la adversidad

En una entrevista, Elsa relató cómo su camino no fue fácil, pero nunca se rindió ante los obstáculos que se le presentaron. “Mi madre me enseñó a nunca bajar los brazos, a pesar de las dificultades. Ella siempre me decía que no hay límites cuando se trata de lograr nuestros sueños”, explicó la doctora.

Elsa ha decidido utilizar su experiencia para motivar a las mujeres y niñas de su comunidad, a quienes desea mostrar que es posible alcanzar metas que parecen inalcanzables. “Quiero demostrarles que, si nos esforzamos y no nos rendimos, podemos lograr lo que nos proponemos. Quiero ser una inspiración para ellas y mostrarles que sí se puede”, afirmó.

La educación como herramienta de cambio

La educación ha sido clave en la vida de Elsa, quien ha descubierto en ella una herramienta para generar cambios positivos en su comunidad y en el mundo. “Creo que la educación es la mejor inversión que podemos hacer, porque nos permite acceder a más oportunidades y nos da las herramientas para cambiar las cosas que no nos gustan”, señaló.

La historia de vida de Sánchez García es un ejemplo de perseverancia y superación. Originaria de Villa de Santa Ana Nichi, Estado de México, Sánchez García creció en una zona rural donde la agricultura y la ganadería son las principales actividades económicas. Sin embargo, su pasión por el estudio la llevó a convertirse en una científica de renombre internacional.

En una entrevista exclusiva con nuestro equipo de periodistas, Sánchez García compartió los obstáculos que tuvo que superar para alcanzar sus metas. La falta de recursos económicos y la falta de una protección paterna fueron los principales desafíos que enfrentó en su camino hacia la educación superior.

Pero su determinación y su amor por el estudio la llevaron a trabajar como empleada doméstica de la familia Nour Kuri Slim, quienes le brindaron el apoyo necesario para poder estudiar y trabajar al mismo tiempo. “Aquél es un trabajo muy duro y pensé que no quería realizarlo toda la vida; entonces, decidí que tenía que estudiar sin importarme hasta dónde llegaría, pero deseaba al menos, estudiar una carrera”, compartió Sánchez García.

Antes de descubrir su verdadera vocación como científica, Sánchez García quería ser secretaria. Sin embargo, su madre siempre la motivó a estudiar y a llevar su cuaderno a todas partes. “Mi mamá siempre me estuvo motivando, me decía: ‘estudia, estudia, estudia’. Si me mandaba a cuidar borregos –porque cuidaba borregos de niña– siempre me decía: ‘mientras estás cuidando llévate tu cuaderno y ahí haces la tarea’. Y así lo hacía”, relató la científica.

Su experiencia como trabajadora del hogar y en una panadería la llevaron a reflexionar sobre su futuro. Fue entonces cuando decidió que quería estudiar una carrera y cambiar su vida para siempre.

Sánchez García reconoce que su comunidad es de bajos recursos, pero también destaca la calidad humana de su gente y su espíritu trabajador. “Somos gente noble que nos ayudamos los unos a los otros”, dijo.

Enfrentó pruebas y es un ejemplo de perseverancia

Elsa Sánchez, licenciada en Ciencias Físico Matemáticas por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, es un ejemplo de perseverancia y dedicación. A pesar de los obstáculos que enfrentó en su vida, logró terminar su doctorado en Ciencias de la Tierra con orientación en Ciencias Atmosféricas, Espaciales y Planetarias en la UNAM.

La vida no ha sido fácil para Elsa, quien tuvo que enfrentar uno de los problemas más dolorosos de su vida durante su licenciatura: la enfermedad de su mamá. Tuvo que suspender su tesis durante un año para acompañarla en el proceso de las quimioterapias y consultas por el cáncer.

La motivación de sus alumnos para seguir aprendiendo

Después de graduarse, Elsa comenzó a dar clases en la Universidad Mexiquense del Bicentenario, donde sus alumnos se motivaron a seguir aprendiendo de ella. “Yo les daba clases a los chicos de física y matemáticas, pero en algún momento ellos me preguntaron qué más podían aprender de mí. Entonces yo pensé que ya no tenía qué enseñarles y tenía que aprender más, para compartir con los jóvenes temas y cosas nuevas”.

El camino hacia la maestría y el doctorado

Fue así como Elsa decidió entrar al posgrado en la UNAM, a la maestría en Ciencias de la Tierra. Después de obtener el grado como maestra, estudió el doctorado en Ciencias de la Tierra con orientación en Ciencias Atmosféricas, Espaciales y Planetarias.

Sin embargo, la vida aún tenía pruebas para Elsa. Durante su doctorado, se embarazó, pese a que no estaba en sus planes tener una familia en ese momento. “Yo dije: primero termino el doctorado, después pienso en una familia, pero llegó mi niña justo en el segundo año de mi doctorado. Fue otro problema ya que me quedé como mamá soltera”.

El apoyo de su mamá y la perseverancia

A pesar de los obstáculos que enfrentó, Elsa fue impulsada por su mamá, quien también le ayudaba con el cuidado de su hija. “En algún momento sí pensé en dejar el doctorado, pero mi asesor el doctor Ernesto Aguilar Rodríguez me dijo que no era viable, que me convenía terminarlo, para después encontrar un trabajo más estable y darle una mejor calidad de vida a mi niña”.

Gracias a la UNAM

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sigue siendo una fuente de orgullo para sus egresados. Tal es el caso de Sánchez García, quien agradece a la institución por haber sido parte de su formación y haberle brindado las herramientas necesarias para desarrollarse profesionalmente en el área de ciencias espaciales.

Fue el doctor Juan Américo González Esparza, profesor del Instituto de Geofísica (IGf) en la Unidad Michoacán, quien la introdujo al mundo de la física solar y la motivó a seguir por ese camino. Desde entonces, González Esparza y su equipo de trabajo fueron un gran apoyo para Sánchez García, quien pudo continuar su doctorado desde casa, al mismo tiempo que seguía trabajando.

Gracias a su dedicación, en octubre de 2022, Sánchez García obtuvo su grado como doctora en Ciencias de la Tierra. González Esparza fue parte de su comité tutorial en la maestría y el doctorado, y también fue coautor de su artículo “Geoeffectiveness of stream interaction regions during 2007-2008”, publicado en la revista Space Weather.

Sánchez García es colaboradora en el Laboratorio Nacional de Clima Espacial de la UNAM, en Morelia. Ahí se encarga del tema del medio interplanetario: realiza un monitoreo diario y en tiempo real de las condiciones del viento solar y sus efectos sobre la Tierra. “Analizo cuánto nos afectan las partículas que provienen del Sol y cuáles son sus repercusiones sobre la Tierra”, afirma.

Para llevar a cabo su trabajo, Sánchez García realiza monitoreos en línea y utiliza datos de naves espaciales e instrumentos terrestres para obtener información sobre la actividad solar y su vigilancia. En caso de que haya un evento relevante, se reúne con su equipo de trabajo en Morelia o de manera virtual a través de Zoom.

Su labor es fundamental, ya que se encarga de enviar información a Protección Civil sobre posibles afectaciones a los sistemas tecnológicos de la Tierra, a los astronautas, los GPS y todo el sistema de telecomunicaciones. El monitoreo es realizado por el Servicio de Clima Espacial México del IGf.

Una mujer que inspira a las jóvenes a estudiar ciencia

En un mundo en el que la ciencia y la tecnología juegan un papel cada vez más importante en la sociedad, la presencia femenina en estas áreas sigue siendo baja. Sin embargo, mujeres como Elsa Sánchez, investigadora del Instituto de Geofísica de la UNAM, se han convertido en un ejemplo a seguir para muchas jóvenes que sueñan con estudiar ciencias.

“Considero que entre todas las mujeres podemos generar una mejor ciencia, una mejor calidad de vida en nuestras comunidades rurales”, afirma Elsa, quien se considera a sí misma una inspiración para otras mujeres, niñas y adolescentes.

Para hacer realidad los sueños, Elsa cree que la clave es el esfuerzo, el tiempo dedicado y ser realistas. “Si las chicas o chicos quieren ser doctores e ingenieros, obviamente tienen que empezar desde la prepa, estudiar matemáticas o ciencias de la salud, todos los temas relacionados, pero deben esforzarse en estudiar porque nadie les va a regalar nada”, señala.

En la motivación de los jóvenes, los padres también juegan un papel fundamental, afirma Elsa. “Tienen que estar impulsándolos, y después ellos pueden ver a otras figuras como sus maestros, algún amigo o conocido, de quienes también pueden inspirarse”.

Elsa Sánchez hace una invitación a todos los niños, jóvenes y adultos a que si tienen un sueño, lo hagan realidad. “Si somos adultos seguimos teniendo sueños, no importa qué edad tengamos, pero si son niños deben estudiar mucho y enfocarse en sus objetivos”.

Si algún alumno, académico o persona civil quiere contactarla, puede escribirle al siguiente correo electrónico: elsasg@igeofisica.unam.mx.

Información destacada
  • Elsa Sánchez García es una mujer mazahua de 40 años que logró graduarse como doctora en Ciencias de la Tierra con orientación en Ciencias Atmosféricas, Espaciales y Planetarias, a pesar de enfrentar la pobreza, el cáncer de su madre y la falta de apoyo paterno.
  • Elsa utiliza su experiencia para motivar a las mujeres y niñas de su comunidad, demostrando que es posible alcanzar metas que parecen inalcanzables si se esfuerzan y no se rinden.
  • La educación ha sido clave en la vida de Elsa, quien ha descubierto en ella una herramienta para generar cambios positivos en su comunidad y en el mundo.
  • Elsa es colaboradora en el Laboratorio Nacional de Clima Espacial de la UNAM, en Morelia, donde se encarga del tema del medio interplanetario: realiza un monitoreo diario y en tiempo real de las condiciones del viento solar y sus efectos sobre la Tierra.
  • Elsa se considera a sí misma una inspiración para otras mujeres, niñas y adolescentes, y anima a todos los niños, jóvenes y adultos a perseguir sus sueños.
  • Elsa invita a cualquier persona que desee contactarla a escribirle al correo electrónico: elsasg@igeofisica.unam.mx.